Fiestas y bodas, todo sobre bodas
 

 
  El Ajuar  
           

 

    
 

Desde siempre se ha conocido como Ajuar al conjunto de muebles, enseres, menaje, lencería, ropas, etc., que tradicionalmente aportaba la novia al nuevo hogar. Era la madre, como experta, la encargada de ir preparando el ajuar. Decimos que era, porque la cosas han cambiado y hoy son los propios novios quienes generalmente hacen inventario del ajuar que aportarán, posiblemente entre ambos, al nuevo hogar que constituyen.

El ajuar, según la tradición, lo iba atesorando poco a poco la novia, en la medida que sus posibilidades le permitían. Todas las mujeres aportaban ajuar aunque este fuera proporcional a su condición económica. Era costumbre arraigada que la confección y el bordado de determinadas prendas lo realizara la propia novia en tiempo anterior a la boda. "La novia está bordando las sábanas del ajuar" decía un cante popular de antaño.

En tiempos difíciles el ajuar también se componía de todo aquello que permitiera el sustento de la nueva pareja una buena temporada.En zonas rurales, sobretodo de Andalucía, contenía aceite de oliva, trigo para la obtención de pan, y legumbres. En muchos casos hasta un cerdo engordado, que una vez sacrificado, propiciaba llenar la nueva despensa con ricas viandas.

En la actualidad se entiende por ajuar todas las prendas de uso diario de la novia y es ella quien hace su lista y lo adquiere. La velocidad con la que cambian las modas impide que lo adquiera  espaciado en el tiempo y en todo caso se guarda el dinero, pero la compra de deja para última hora.

 
     
 

 <<< INICIO>>>