Fiestas y bodas, todo sobre bodas
 

 
  Alianzas (anillos de boda)  
           

 

    
 

La costumbre de intercambiar en la ceremonia nupcial alianzas, que también se conocen como anillos de boda y anillos de casados, se remonta, según cuentan los historiadores a culturas muy antiguas, si bien se tiene noticia escrita sobre el particular de la egipcia y de la romana. Se sabe que en la época romana los anillos nupciales eran de hierro y fue bastante después cuando pasaron a ser de oro.

Desde esa antigüedad a la que aludimos, el anillo era considerado símbolo de la vida y de la eternidad, suponiendo que fue la Diosa Venus quien los diseñó y les otorgó los poderes que simbolizan. "Unimos nuestras vidas hasta la Eternidad": Esta es la promesa que los contrayentes se hacen cuando se colocan los anillos, aunque en nuestros días se diga, "yo te entrego este Anillo en señal de matrimonio".

Los anillos de boda, que los cristianos adoptaron de los romanos y han mantenido hasta nuestros días, simbolizan asimismo la forma de hacer pública la promesa de la unión matrimonial de una pareja, que será respetada por la sociedad en donde conviven. Y esto es así en la actualidad, ya que cuando nos sentimos atraídos por alguien del sexo opuesto, solemos mirar su dedo anular izquierdo, intuyendo que está libre, si comprobamos que no luce en dicho dedo anillo nupcial alguno.

Las alianzas o anillos de Casado se colocan desde siempre en el dedo anular izquierdo porque, decían los sabios en tiempos muy remotos, la vena de este dedo iba derecha al corazón y esos mismos sabios manifestaban que era en este órgano vital, es decir en el corazón, en donde nace, se cultiva y crece el amor.

 
     
 

  <<< INICIO>>>