Fiestas y bodas, todo sobre bodas
 

 
  Arras  
           

 

    
 

En el diccionario de nuestra lengua dice que arras es lo que se da como prenda o señal. En realidad ese es el significado que tenía en la antigüedad, cuando el novio le hacia entrega a la novia de una determinada cantidad  como señal de su compromiso matrimonial. En la Actualidad el varón entrega a la mujer 13 monedas y esto no tiene otro sentido que el de un gesto simbólico, que forma parte de la ceremonia nupcial, como una tradición interesante y bonita. Se dice además que las arras traerán suerte a los contrayentes, por ser las monedas signo de riqueza y por ser trece, un número al que también se le atribuye suerte. En las ceremonias, principalmente religiosas, las arras son portadas por niños que hacen de "pajes" y que acompañan a la novia exquisitamente vestidos, hasta el punto que existen modelos de alta costura para niñas que reciben el nombre de "arras".  En las ceremonias de bodas civiles sin embargo, se está perdiendo la tradicional entrega de las arras.

Indagando sobre esta antigua costumbre, que ha llegado hasta nuestros días, descubrimos que ya en las leyes romanas aparecía la obligación de que la mujer recibiera arras como señal del compromiso matrimonial contraído. Si el varón no cumplía su compromiso perdía las arras que había entregado.  En la historia de España durante la edad media, aparecen textos legales sobre la cantidad de arras que debía recibir la mujer al formalizar su compromiso. En muchos casos se limitaba la cantidad para que no fuera excesiva y en otros, se fijaba distinta y mayor cantidad para para una villana que para una aldeana o plebeya. También es distinta su especie ya que en unos casos se fijaba cantidades de dinero y en otros las arras a entregar eran ropas, lencería y similares. Se dice también en algunos tratados antiguos que las arras se entregaban a la mujer como premio por su virginidad y por la fidelidad que de ella se esperaba. En cualquier caso se trata de una tradición milenaria, que además es bonita y debemos seguir practicándola en todas las ceremonias matrimoniales para que no se pierda y siga perdurando como hasta ahora. Su significado actual es que los contrayentes disfrutarán en igualdad de los bienes que posean, actuales y futuros.

 
     
 

 <<< INICIO>>>