Fiestas y bodas, todo sobre bodas
 

 
  Tradiciones y costumbres  
     
           

Alfombra roja en la iglesia. En la entrada de la Iglesia se suele colocar una alfombra roja. Esto simboliza los pétalos de rosa que en la antigüedad derramaban los pajes delante de la novia. Dice la tradición que esta costumbre trae suerte a lo contrayentes y que por ello siempre que sea posible se debe extender una alfombra de ese color.

Amonestaciones. Parece que fue el emperador Carlomagno quien impuso la obligación de hacer públicos los compromisos matrimoniales, para evitar que no pudieran realizarse entre familiares allegados. Es de suponer que en aquellos tiempos existían con frecuencia hijos bastardos y secretos y por tanto el peligro de una boda entre hermanos era evidente. La Iglesia católica ha seguido esa tradición y en la actualidad, hace públicos los compromisos, por si alguien conoce algún impedimento, que lo pueda manifestar con anterioridad al día de la ceremonia. 

Aniversarios. Desde siempre se ha celebrado los aniversarios de boda como una demostración de que el amor perdura a pesar del tiempo transcurrido. Los aniversarios se deben celebrar cada año y sobre todo el marido, debe tener gran cuidado para no olvidarse de la fecha.  Los aniversarios más celebrados son:
 
  Bodas de Madera, a los 5 años.
Bodas de Lata, a los 10 años.
Bodas de Porcelana, a los 15 años.
Bodas de Cristal, a los 20 años.
Bodas de Plata, a los 25 años.
Bodas de Perlas, a los 30 años.
Bodas de Coral, a los 35 años.
Bodas de Rubí, a los 40 años.
Bodas de Zafiro, a los 45 años.
Bodas de Oro, a los 50 años.
Bodas de Esmeralda, a los 55 años.
Bodas de Diamantes, a los 60 años.
Bodas de Platino, a los 65 años.
Bodas de Brillantes, a los 75 años.

Besar a la novia. "Puedes besar a la novia", es una frase de gran contenido y tradición. Según la tradición el beso simboliza la unión de ambos alientos, que así se funden en uno solo y sellan la nueva unión. En tiempos antiguos el primer beso entre los novios era el que se daban en la ceremonia. En la actualidad en países orientales aún sigue siendo así. En la actualidad y en nuestro ámbito social seguro que no es el primer beso pero si que está cargado de simbología y tradición.

Color del vestido de la novia. Desde la antigüedad la novia se vestía con su mejores galas y el color  no era lo más importante. Luego se impuso durante cierto tiempo el azul, que significa pureza, amor y fidelidad, ingredientes muy necesarios para que la unión perdure. El blanco que significa inocencia y armonía, se ha ido imponiendo desde el siglo XVI y hoy es el que impera en casi todo el mundo. Casarse de blanco es un deseo vehemente de muchas mujeres de diferentes países, religiones y costumbres.

Cruzar la novia el umbral en brazos. Entrar en la nueva casa con la novia en brazos es una tradición  que tiene varios lecturas. Se dice que era para librar a la novia de los malos espíritus que la esperan en el umbral. También que era para evitar que se pueda caer, al encontrarse en un estado de nerviosismo, ya que esa caída era señal de mala suerte. Para evitar que la novia titubeara al si sentía cierto reparo al quedarse sola por primera vez con su pareja. En cualquier caso es una bonita tradición y acto para el recuerdo.

Diadema. La diadema o corona simboliza que la novia es la reina de la ceremonia y además es reina por un día en todo su entorno. Este reinado, que en la antigüedad era aceptado como tal, permitía a la novia dar ordenes y recibir pleitesía de quienes estaban o se encontraban con ella.

Dote. La dote era la cantidad con que la familia de la novia debía "dotar" a esta a la hora de contraer matrimonio. Generalmente se trataba de dinero en metálico aunque también podían ser otros bienes de valor tangible como tierras, casas o heredades. Es de lógica que cuanto mayor era la dote más y mejores serian los pretendientes de la moza, por ello la familia se esforzaba siempre para que la hijas pudieran tener una dote atractiva.

Liga de la novia. Fue en Francia y entre los siglos quince y dieciséis en donde al parecer, nació la costumbre de que los invitados quitaran una liga a la novia, después de que algún adivinador de futuro manifestara que esto traía mucha suerte. La novia era perseguida por los invitados, sobre todo por los más jóvenes, hasta que le arrebataban la mencionada prenda. Pronto corrió la costumbre de que fuera la novia la que al verse perseguida lanzara la liga, para evitarse así más de un apretón no deseado. En la actualidad la liga suele subastarse, bien entera o a trozos. Esto es una buena costumbre pues los novios pueden obtener así algún dinerillo extra que le vendrá muy bien.

Marcha nupcial. Se dice que la música ahuyenta los malos espíritus además de alegrar los corazones. Por eso las ceremonias matrimoniales han sido siempre amenizadas con música, según cuenta la historia. En la actualidad en casi todas la bodas, antes y después de la ceremonia, se escucha la marcha nupcial, que fue compuesta por Mendelssohn con motivo de la boda de la princesa Victoria de Inglaterra con el príncipe Guillermo de Prusia.

Padrino. El padrino ha sido siempre, desde la antigüedad, el mejor amigo del novio,  el mejor consejero, el que le ayudaba a secuestrar la novia cuando esto era necesario por oposición de la familia de ella, el que le protegía antes, después y durante la ceremonia. Ahora en algunos lugares el padrino es quien recoge a la novia, en otros le recita unos versos y otros le hace entrega del ramo. Pero el sentido de padrino, el hombre de confianza y protector, se está perdiendo y en muchos casos es el padre de la novia quien asume el papel de acompañarla hasta el altar, confundiendo la tradición de entrega de la novia, con el papel del padrino, que generalmente no podía ser asumido por él. La figura de la madrina nació después que la de padrino, se trataba de que el padrino tuviera una compañera. Ahora ocupa un lugar similar al del padrino y suele ser la madre del novio.

Tarta nupcial. La costumbre de un pastel nupcial parece que comenzó en la época de esplendor del imperio romano. Cuenta la historia que se partía un pan de grande dimensiones colocándolo por encima de la cabeza de la novia. A la novia se le deseaba fertilidad con esta acción y los invitados se aprestaban a recoger las migas considerando que les traerían suerte. Desde entonces y hasta nuestros días panes o pasteles siempre se han repartido en las bodas, con el fin de que los invitados participen del festín y de la suerte que ello pueda deparar. Actualmente la tarta nupcial es un punto fuerte de la ceremonia y suele entrar en el salón del banquete acompañada de la marcha nupcial. Los novios realizan el primer corte para después ofrecerla a todos los invitados.

Tocar la bocina de los coches. Formar ruido detrás de los novios se hace desde tiempo inmemorial para, según la creencias, ahuyentar a los malos espíritus. Desde que existen los coches, tocar las bocinas o colgar latas viejas en el de los novios, ayuda lógicamente a hacer ruido.  En la actualidad más bien se tocan las bocinas en señal de júbilo y también para  abrir paso a la comitiva nupcial.

Velo de la novia. El velo ha existido y existe prácticamente en todas las culturas. Significa pureza, virtud, virginidad e inocencia en la mujer que lo luce. Existen varias teorías sobre el uso del velo: Que el novio no le vea la cara para no desearla antes de la ceremonia, es una de ellas. Otra es que el velo tapa la cara de una mujer inmaculada, que se presenta así ante su futuro marido. Actualmente en algunos países del lejano Oriente, los matrimonios son acordado por las familias y la tradición prohíbe, que el novio pueda ver a la novia antes de que sea su esposa, por ello se presenta tapada con un velo, que no se quita hasta terminada la ceremonia y es entonces cuando el novio ve su cara por primera vez. En nuestro entorno y en nuestros días, el velo no tiene otro sentido que el de ser una romántica prenda, que el novio apartará  en su momento  para poder besar a la novia.

    
     
 

 <<< INICIO>>>